Mis mascotas

21ene 14

Sobre las alergias estacionales en perros y gatos

perro y gaticoLa primavera ha llegado, cielos soleados, los tulipanes y azafranes… y picazón en los oídos, o vientres que pican, o patas que pican. Los perros y los gatos pueden desarrollar fiebre del heno o alergias estacionales, al igual que nosotros. A diferencia de las personas, que somos propensas a las secreciones de la nariz y los senos nasales congestionados, las mascotas son más propensas a mostrar signos asociados con lesiones en la piel e infecciones del oído cuando sufren de esta condición.

La atopia es el término utilizado al describir la alergia a diferentes partículas en el ambiente, y la gravedad suele estar relacionada con los cambios de estaciones. Las mascotas pueden llegar a ser alérgicas al polen, moho y partículas de polvo (a menudo, los ácaros del polvo). Si un animal respira una partícula específica y el sistema inmunológico lo reconoce como extraña, entonces configura una respuesta inflamatoria como reacción. La respuesta inflamatoria, por lo general, implica la liberación de moléculas de histamina, células que se concentran en partes específicas del cuerpo, alrededor de la cara y las orejas, las patas, el vientre, y alrededor del ano. Esta reacción da como resultado prurito, también conocido como picor. La mascota puede empezar a mostrar signos de un par de semanas, durante las estaciones, cuando las partículas ofensivas están presentes en el aire, pero con el tiempo estos períodos se pueden alargar hasta el punto de que la mascota muestra signos alérgicos durante todo el año.

Los perros y los gatos también están expuestos a las partículas alergénicas a través del sistema digestivo y el contacto directo con la piel. Por ejemplo, en tiempos de altas concentraciones de polen, tu perro puede estar, literalmente, bañando en estas partículas invisibles cada vez que sale a la calle. Cuando lame un charco, puede beber de estas mismas partículas.

El veterinario puede diagnosticar la atopia en base a una serie de consideraciones. Algunas razas son más propensas a la atopia que otras, incluyendo el Golden retriever, Dálmata, Westie , Shar Pei, Labrador retriever, Cairn terrier, Lhasa Apso, Shih Tzu, Boxer, y Pug. El veterinario buscará lesiones o signos de rascado. Una mascota atópica puede tener oídos adoloridos o inflamados, y patas rojas. Los perros con alergias pueden tener úlceras con costras reales en sus cuerpos, o pueden tener sólo pequeñas zonas de pelo faltante en el que han estado masticando. Los gatos tienden a tener costras alrededor de la cara y el cuello, con o sin signos de problemas en el oído.

Por lo general la atopia no es tratada con éxito con solo una visita a la clínica veterinaria. El tratamiento puede requerir controlar el entorno de su perro, pasando la aspiradora y lavando su ropa de cama regularmente. Los juguetes de peluche y las plantas de interior pueden necesitar ser retiradas del hogar. Dispositivos de filtración, en su equipo de aire acondicionado y calefacción pueden ser útiles para reducir los alérgenos del interior. Una vez que el médico ha descartado otros posibles problemas y ha tratado cualquier enfermedad secundaria de la piel o infecciones de los oídos, la terapia puede estar guiada hacia el tratamiento con los medicamentos recetados, y el uso de técnicas de hipo-sensibilización, que permitan a los pacientes se vuelvan, lentamente, “inmunes” a sus alergias.

Etiquetas:

Deja un comentario

*

Sobre Luis

Soy Luis, y soy un amante de las mascotas, y los animales en general, lo que me hace querer aprender más cada día sobre estos animalitos que llamamos amigos.