Mis mascotas

14dic 12

Cómo alimentar a nuestro perro

Solemos pensar que un perro come de todo y por lo tanto lo mejor es darle las sobras. Nada más lejos de la realidad. La comida específica para perros es la mejor vía ya que se fabrica atendiendo todas sus necesidades de vitaminas y proteína . Los alimentos no actúan igual en humanos que en perros y nos sientan de forma diferente. Un filete a nosotros nos aporta las calorías necesarias, pero para ellos puede ser perjudicial si abusa. Nos sorprendería la de cosas que pueden comer, pero ellos no tienen conciencia de sentirse saciados ni de lo que es una buena alimentación. Para eso estamos nosotros, para velar por su salud.

Además acostumbrar a nuestro perro a la comida “para humanos” descuida su dieta porque es mucho mas sabrosa y pueden rechazar la suya. Además, debemos tener en cuenta la cantidad que debemos darle, los horarios y el lugar donde debe comer. Nuestro perro, no debe comer en el mismo sitio que nosotros. Por mucho que deseemos tenerlo cerca, tiene que saber que nuestro sitio no es el suyo y debe tener su cuenco y su comida a parte. Esto es una cuestión de disciplina principalmente.

Tenemos que controlar la cantidad de comida que le damos, no podemos atiborrarle. Como he dicho antes, un perro puede engullir todo lo que le demos. No tiene sentido de saciedad y podemos provocar que enferme. Un perro debe comer dos veces al día o tres como mucho si son cantidades más pequeñas. Si tenemos dudas sobre qué cantidad corresponde a nuestro perro debido a su tamaño, no tengáis problemas en consultar con el vendedor de la tienda.

Una tema muy importante es la limpieza del cuenco, a nosotros nos gusta comer en platos limpios ¿verdad? Pues a ellos también. Debemos lavar su cuenco después de cada comida para evitar que vayan bichitos o que los restos se pudran y nuestro amigo enferme. El agua igual, aunque no se la beba, si lleva unas horas puestas debemos limpiarla, pues se han podido colar restos de suciedad o similar.

Las chuches y las golosinas dentales no son mala idea. Siempre que no abusemos de ellas y que nuestros perros tengan ilusión por recibirlas. Deben verlas como algo extraordinario y que se les da por algo bueno que han hecho. A Dexter le encantan unos huesitos que sirven para limpiar los dientes y que tienen algo de sabor, son ideales para su higiene dental. Os dejo una foto en la que está muy concentrado en su hueso ;)

Etiquetas: , , , ,

Deja un comentario

*