Si tuviera una y mil noches para leer junto a Aranza

_Mi pacto con Aranza_las mil y una noches_hola_ (1)

Pacto 10

Había una vez en un país muy lejano, donde los cuentos y leyendas se narraban a la luz de…

Por Andrea González-Villablanca

Mi pacto con Aranza_encabezado_entrada

Fue una noche clásica, mientras oía a Rimsky Korsakov y recordaba aquella recopilación de cuentos árabes del oriente medio medieval que eran toda una prohibición en aquellos tiempos.

Entre miradas hacia los viejos libros persas, le daba otra a la serie turca Las mil y una noches, que por estos días me ha atrapado. Obviamente, no sólo a mí, sino también a mi pequeña alma gemela que al escuchar la música inmediatamente corre y se acuesta a mi lado para verla.

Pero no les hablaré de la serie, sino de estos cuentos que vengo leyendo hace años, cada vez que tengo un tiempo libre, porque navegando en internet, me enteré de un estudio realizado por el investigador canino Stanley Coren de la Universidad de British Columbia en Vancouver, Canadá, que asegura que nuestras mascotas entienden entre 160 a 250 palabras humanas, e incluso hay casos de 1022, demostrando así su inteligencia y capacidad para entender cada detalle que tenemos con ellas. El estudio, manifiesta que los perros aprenden nuestras palabras mediante un proceso conocido como “mapeo rápido” y las asocian al tono de voz que aplicamos en cada una de ellas.

Por ejemplo, si nuestro tono es grave y firme, el perro entenderá un impacto negativo que no es aprobado y actuará de acuerdo a eso. Por el contrario, si utilizamos una voz más dulce, aguda y alegre, la asociación será inmediatamente positiva. Así es, como los adiestradores recomiendan que trabajemos su conducta, a través de nuestro tono de voz y logremos finalmente el entendimiento con nuestras más fieles amistades.

Coren, quien  ha trabajado durante años con varias razas de perros, dice que “cada una tiene habilidades perrunas diferentes: algunos tienen inteligencia adaptativa, otros instintiva y varios simplemente son buenos para acatar órdenes”. El estudio del investigador, asegura que los perros además de entender palabras humanas, son capaces de resolver problemas complejos.

Volviendo a esas mil y una noches, les cuento que por lo que veo a Aranza le encanta que lea los libros en voz alta, sinceramente no sé si es por el cautivador perfume a antigüedad o porque realmente le intrigan los cuentos que la princesa Sherezade relataba discretamente hasta el amanecer.

Mi _pacto con Aranza_las mil y una noches_hola (1)

Tal vez, Aranza, lo hace para compartir más tiempo conmigo o tratar de entender mis gustos literarios. Lo cierto es que son momentos increíbles, donde ambas no sólo disfrutamos de un buen libro y los misterios de medio oriente, sino también nos entendemos una a la otra, porque sabemos que una mujer que logra gran dominio de la palabra, puede rendir el mundo a sus pies y si se logra dar a entender a través de ellas, puede lograr ser su propia reina… su propia dueña.

En honor a esta maravillosa historia, y la conexión que logramos con nuestras mascotas, mediante el buen uso de las palabras,  nuestro décimo pacto para mascotas.hola.com será que si tuviera una y mil noches para leer junto a la compañía de Aranza, ascenderían nuestras almas profundamente alegres y embebidas del gozo de vivir.

Mi _pacto con Aranza_las mil y una noches_hola (2)

Mi pacto con Aranza_las mil y una noches_hola (1)

© 2014 · Copyright Andrea Gonzalez-Villablanca · Todos los derechos reservados · Prohibida la reproducción total o parcial del presente texto y fotografias.

separador_mi pacto con aranza_hola.com_mis mascotas

2 comentarios sobre:
“Si tuviera una y mil noches para leer junto a Aranza”

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*