Mis mascotas

01feb 16

Vera, mi primer descubrimiento

VERA2

En mi casa nunca han sido unos apasionados de los animales. De hecho, hasta que no me fui a vivir con mi pareja nunca disfruté de la compañía de una mascota. En un primer momento, nos decidimos por un perro. Una preciosa sharpei, a la que adorábamos y cuidábamos con una hija y eso… que siempre tuvo muchos problemas de salud. Su llegada a nuestro hogar hizo menos traumática la salida del hogar paterno.

Sin embargo, la llegada de nuestros dos pequeños retoños hizo que nuestra rutina cambiara y que el tiempo que pudiéramos dedicar a nuestra mascota fuera mínimo. Muchos amigos nos habían hablado de los gatos como un animal doméstico de fácil cuidado, no obstante, la experiencia previa que yo había tenido con estos animales me hacía reacia a compartir mi hogar con un animal que, la creencia popular siempre ha calificado de desconfiado y egoísta. Aun así , me resistía a que mis hijas no compartieran su infancia con un animal de compañía pues creo, sinceramente, que aportan valores tremendamente importantes en los niños que de otra forma son complicados de inculcar como por ejemplo, la responsabilidad de cuidar de otro ser vivo. Así que, ni corta ni perezosa, empecé a indagar sobre este animal y sobre las distintas razas. Después de leer muchos posts y todo tipo de información que caía en mis manos, me obsesioné con el gato persa también conocido como “el tigre del sofá“, pues su carácter afable y sociable lo convertía en el compañero de vida perfecto para la familia. Así, llegó a casa Vera. Una preciosa gata tricolor que me tiene completamente loca desde hace un año y medio.

¿No me neguéis que no es una verdadera preciosidad?

Su belleza fue el primer encanto que descubrí pero pronto me di cuenta de que su presencia cambiaría mi forma de ver la vida.

Etiquetas: , , ,

Deja un comentario

*