Mis mascotas

29feb 16

Me llamo Morocotta de las Mercedes, bienvenido a mi mundo

Es para mí un honor poder contarles la mayor de mis experiencias como madre de cinco (5) hermosos gatos, todo ello a través de esa mirada genuina que compone a cada uno de estos maravillosos seres donde la convivencia, travesuras, ingenuidades, humildad, expresiones corporales, gestos de amor, de incomodidad, desenfado momentáneo que he recibido durante estos largos trece años (13) de mi vida,  han convertido mi día a día en los más extravagantes momentos. Estas personasitas (que para mí son así) las presentaré de la mano del gran protagonista de este Blogg -“Morocotta de las Mercedes”-, y junto a él veremos las travesuras de: Pascual del Valle, Sara del Valle, Selva de los Ángeles y Chispa del Valle.

Es así como comienzo este hermoso recorrido acompañado del relato que nos ofrecerá nuestro ya antes mencionado protagonista y que titulo: “Me llamo Morocotta de las Mercedes, bienvenidos a mi mundo”.

Morocotta de las Mercedes, fue el nombre que recibí de mis mamas un 11 de abril de 2006 cuando me encontraron solo, de apenas 1 mes de nacido, en un lindo pueblo llamado Zea ubicado al Sur-Oeste del Estado Mérida – Venezuela.

A través de mi mami cuento mi vida, con detalles y hasta donde vuestra imaginación os lo permita; una maravillosa vida que me otorgó el universo, Dios, mis hermanas y las enseñanzas que me brindó mi hermoso Padre Pascual del Valle (quien no fuera mi padre biológico pero me crió a su semejanza, humildad, sencillez, amor, tolerancia y me permitió disfrutar de una niñez inimaginable, me dio mi lugar en la casa, él sabía que yo era el más pequeño, y que requería de aprendizaje, y por ello siempre, siempre fue mi héroe, mi patrón de imitación, mi mentor, mi papi).

Mi nombre se lo debo a mi mami Teresa, ya que cuenta la leyenda que una noche cuando mi mami dormía, soñó que caminaba por un largo sendero y ahí me encontró, tomándome entre sus brazos dijo: “te llamarás Morocotta“y así sucedió. También es porque mi color de piel es amarillo como el Oro y en Venezuela se le dio este nombre a las monedas de Oro de 20 Dolares de los Estados Unidos de América que circulo libremente a finales del siglo XIX.

Y desde entonces siempre he brillado como el Oro haciendo reír a mis mamis, impacientando a mi papi y a mis tres hermanas Sara, Selva y Chispa.

debajo de los almohadones

Morocotta – debajo de los almohadones

 

Etiquetas:

Deja un comentario

*