Mis mascotas

11nov 15

Los hurones no son buenas mascotas

Dentro del amplio mundo de las mascotas, mucha gente opta por tener un hurón en casa. Los cuidados que los hurones necesitan son tantos, que muchos dueños acaban reconociendo que elegir este animal como mascota no fue buena idea. En honor a la verdad, son animales difíciles que requieren mucha maña y mucho conocimiento sobre sus hábitos y costumbres.

Razones por las cuales los hurones no son buenas mascotas

Quizá no estés de acuerdo con la afirmación de que los hurones no son buenas mascotas, por ello queremos explicarte porqué decimos esto con rotundidad.

hurones

Requieren mucha atención: Debemos pensar en los hurones como en una mascota más parecida a un perro o un gato, que a un hámster o un conejo. Son inteligentes, sociables y divertidos es por ello que mucha gente decide adoptar uno como mascota, a pesar de que suelan “ir a su bola” y no suelan atender a nuestras demandas. No obstante, no son mansos como otros animales y su instinto salvaje puede jugar en nuestra contra, por ello si elegimos tener un hurón debemos prestarle atención constante.

Cuidado con la alimentación: Los hurones son animales carnívoros, aunque por el contacto con el hombre acaban adoptanto hábitos propios de animales omnívoros. Tal y como se dice en Vetersalud: “Para cubrir verdaderamente todas las necesidades alimenticias de nuestro hurón en cuanto a proteína, grasa,  fibra, vitaminas y minerales, lo más sencillo es ofrecerle pienso comercial especialmente formulado  para hurones“. Es importante que no se alimenten de restos de comida humana ni coma azúcar, ya que podría producirle graves trastornos alimentarios.

Atención veterinaria especializada: Si tu hurón tiene cualquier problema médico, encontrar un veterinario que sepa bien cómo tratarle puede ser algo complicado. Además, requieren vacunas específicas, bastante caras, y bastante control, ya que son animales que pueden transmitir múltiples enfermedades y que pueden morir a causa de otras enfermedades bastante comunes.

Agresividad: Otro aspecto por el cual se considera que los hurones no son buenas mascotas tiene que ver con el comportamiento del animal, ya que los hurones por diversas causas pueden ponerse muy agresivos, sobre todo en la época de celo. Los hurones pueden morder o arañar. Esta es una razón muy poderosa para considerar tener o no un hurón como mascota, sobre todo si se tiene niños pequeños en el hogar. No hay que confiarse por su pequeño tamaño.

Odian estar encerrados: Reconozcamos que esto tampoco es algo sorprendente, ya que un perro o un gato tampoco soportan nada bien las jaulas ni los espacios reducidos, no obstante los hurones son especialmente sensibles a la falta de libertad. Necesitan espacio para correr y moverse y no llevarán bien vivir en un piso pequeño. Podrían acabar pagándolo con muebles y objetos del hogar, causando daños de mayor o menor nivel.

Hay que cortarles las uñas: Como a los gatos, les gusta arañar y sus uñas son duras y resistentes por lo que no se desgastarán, por ello es necesario cortárselas periódicamente para evitar que se hagan daño ellos mismos al engancharse con alguna prenda o que hagan daño a alguien. Hay que cortárselas con mucho cuidado para no hacerles ningún daño.

Adiestramiento: Antes de adoptar un hurón como mascota, también debemos tener en cuenta que no tiene la capacidad de adiestramiento de otros animales como el perro. Así que piensa seriamente en esto ya que los gastos de educación de un hurón pueden ser algo más costosas y no hay muchos adiestradores especializados en hurones. A duras penas conseguirás que tu hurón haga sus necesidades fisiológicas en el sitio que desees. Es posible que tampoco logres que aprenda a atender tus llamadas.

Sueño: El hurón es un animal dormilón por naturaleza. Duerme aproximadamente unas 18 horas al día. Sus hábitos son mayormente crepusculares, es decir, que suelen tener su máxima actividad durante el amancer y durante el atardecer, lo cual quizá no se ajuste del todo bien a tus horarios y pueda despertarte. Esto puede resolverse con entrenamiento.

Mal olor: Uno de los mayores problemas que encuentran los dueños de hurones es su mal olor. Los hurones despiden un olor bastante fuerte y desagradable, sobre todo los machos no castrados en la etapa de celo. La hembra de la especie puede ser que mantenga el olor hasta que logre copular.

Mejor si eres ágil: Los hurones no son buenas mascotas para personas poco ágiles, ya que son animales muy traviesos, activos y juguetones, y siempre están revisando cualquier agujero. Considera seriamente poner protecciones especiales para sitios poco accesibles y peligrosos como la parte posterior de la nevera y la lavadora, los interiores de los armarios, los cables de corriente, ventiladores, etc., ya que éstos son sitios frecuentes de accidentes graves para los hurones… Hay que andar con “mil ojos”.

¿Escaso tiempo libre?: Los hurones no son buenas mascotas para un dueño con poco tiempo o escaso presupuesto, ya que como hemos comentado anteriormente requieren constante atención por parte del dueño por visitas regulares al veterinario, corte de uñas, limpieza de oídos, así como control absoluto de vacunas, etc.

Como has podido comprobar los hurones no son tan buenas mascotas como pueden ser los gatos o los perros, ya que éstas últimas especies han sido investigadas suficientemente, de modo que se hace más fácil y económico su compañía como mascotas en todos los aspectos.

Etiquetas: , , ,

2 comentarios

  1. Hola
    Para nada estoy de acuerdo con el artículo. LLevo en el mundo veterinario más de quince años así que algo de conocimiento tengo
    – No pasa nada porque estén encerrados unas horas al día
    – Se les vacuna como a perros y gatos y el precio de la vacuna es el mismo
    – Las uñas como a los anteriores se les cortan
    – La agresividad en época de celo.. cuestionable… para ello se esterilizan y depaso se les quitan las glándulas q dan ese olor tan fuerte.. o no. Depende del animal no es tan fuerte ( he tenido dos y ninguno hubo que operarlo
    Podría seguir un buen rato rebatiendo el artículo

    Responder
  2. […] de compartir nuestra vida con un perro se involucre a todas las personas que convivirán con la mascota.  Las familias deben informarse sobre las necesidades que implica un animal, los animales no son […]

    Responder

Deja un comentario

*