Mis mascotas

24ago 14

Pez escalar, un ángel en tu acuario

escalar

Información básica:

Tamaño: 15 cm.
Color: variado con lineas verticales
Promedio de vida: 5 – 8 años
Carácter: semitranquilo
Reproducción: fácil
Tamaño acuario: 100 litros
Dureza del agua: blanda a semidura
PH del agua: 6 – 8
Tipo de agua: dulce
Temperatura: 24 – 28 ºC
Zona de nado: intermedia

 

El pez escalar o pez ángel es y ha sido siempre uno de los favoritos en el mundo de la acuariofilia, seguro que todos lo habéis visto alguna vez en  las tiendas de mascotas. Este pez es uno de los primeros que se empezaron a criar en cautividad por su belleza y su facilidad de mantenimiento, porque era muy sencillo de encontrar. Proviene de la cuenca amazónica, aunque también se le puede encontrar en numerosos lugares y habita en aguas poco profundas.

¿A qué debe su nombre?

Se le llama pez ángel debido a su manera de moverse en el agua, que cuanto menos, es peculiar. Al contrario que la gran mayoría de peces, este se suele mover de manera vertical, de una forma pausada y elegante, muy similar al movimiento de un ángel flotando.

Comportamiento

Es un pez tranquilo, por lo general, aunque se puede comportar de manera más agresiva con otras especies que intenten invadir su espacio o acercarse a sus crías. Convive bien con especies que tengan sus mismas condiciones como los tetras, los neones o los plecostomus o con cualquier especie tranquila siempre que no sea más pequeña que él, ya que se los comería.

Les gusta vivir en un grupo grande, sobre todo cuando son jóvenes, con 5 o más peces de la misma especie juntos, pero al hacerse adultos se juntan más por parejas, a las que son fieles durante toda su vida.

Reproducción

Los peces escalares son complicados de distinguir en cuanto a sexo, ya que el dimorfismo sexual apenas se nota. En el único momento donde se puede llegar a diferenciar de una manera más clara es durante la reproducción. Tienen una manera muy curiosa de reproducirse ya que las hembras suelen depositar los huevos en plantas verticales o incluso en la pared del propio acuario. Aunque es recomendable separar a las crías de los padres, ya que son un poco glotones y se las comerían.

El único requisito un poco especial que tiene este pez es que necesita un acuario con una altura considerable, para que pueda nadar a sus anchas. De lo contrario se estresaría y podría conllevarle enfermedades como podedumbre en sus aletas o palidez.
Y no queremos que un pez tan bonito enferme.

Etiquetas: , , , , ,

Deja un comentario

*