Mis mascotas

09oct 12

El trastorno de la ansiedad por separación

Es muy común volver a casa y encontrarse varios objetos mordidos o con alguna queja por parte del vecino por haber estado nuestro perro aullando durante las horas que nosotros hemos estado ausentes.

A esta conducta se la denomina “ansiedad por separación” y es la aflicción que sufre un perro cuando se encuentra solo, aunque nada más sea durante media hora. Es un problema de apego excesivo hacia los dueños y, dependiendo del grado que sea, se manifestará en mayor o menor medida. Por lo general, el perro manifiesta su estado de ánimo y ansiedad mediante aullidos, ladridos o destrozos en la casa a causa del pánico que siente cuando se separa de sus dueños.

Pero se debe tener bien claro que el perro no está manifestando otro trastorno, ya que los síntomas de la ansiedad por separación son muy parecidos a otros trastornos de la conducta como la destrucción por aburrimiento, por ejemplo.

¿Por qué ocurre?

Los principales desencadenantes de este trastorno pueden deberse a factores hereditarios y una separación inadecuada o demasiado temprana de la madre, pero no se conocen las causas con exactitud. Aunque también se ha observado que los perros abandonados o que han sido maltratados sufren esta ansiedad con más frecuencia.

Por otro lado, también puede causar esta conducta un cambio en la rutina diaria de nuestro perro, como un cambio de domicilio o de horarios de trabajo del dueño.

¿Cómo se trata?

La ansiedad por separación se puede tratar y, en la mayoría de los casos, se consigue corregir la conducta. De todas formas, el dueño debe ser consciente de que es un tratamiento largo y con posibles recaídas. Es fundamental consultar al veterinario antes de comenzar con cualquier tratamiento.

En función de la gravedad del caso puede ser necesario un tratamiento con antidepresivos o ansiolíticos, pero además de utilizar fármacos será también necesario el trabajo de adiestramiento. Solo un experto puede guiarnos en estos dos pasos, sobre todo en la utilización de los medicamentos.

Con el adiestramiento se debe marcar un objetivo muy claro que es romper esa dependencia que tiene el perro hacia los dueños. Algunos consejos importantes son no hacer caso al perro cuando regresamos o nos marchemos de casa, hay que esperar a que el animal este tranquilo, entonces será el momento de interaccionar con él. Tampoco le podremos prestar atención si salta, jadea, llora… ya que reforzaríamos la dependencia.

Etiquetas: , , , , ,

4 comentarios

  1. […] con una alimentación equilibrada y una cobaya tranquila que no esté en constante situación de stress será una cobaya sana. Una cobaya se estresa si la asustamos constantemente, si la estamos mudando […]

    Responder
  2. […] primero que hay que tener en cuenta es la edad del cachorro y si aun está mamando o no.  Un cachorro no se vacunará antes de los dos semanas de vida si […]

    Responder
  3. […] salimos de casa, al regresar, Nala nos recibe toda llena de alegría y euforia por nuestra llegada. En ese […]

    Responder
  4. […] de los de verdad es mas o menos cercana. La sobrina mayor de María tiene un San Bernardo, un macho y es enorme.Es enorme y muy bueno. Suelen ser perros dominantes con respecto a otros animales pero […]

    Responder

Deja un comentario

*