Mis mascotas

30ago 14

Embarazos psicológicos en las perras

perrita y cachorrosMuchas perritas, aproximadamente el 60% de las que nunca han criado, sufren embarazos psicológicos que pueden suceder mes y medio o dos meses después del celo.

El embarazo psicológico es una falsa gestación causada por una disminución en los niveles de progesterona y aumento de la prolactina, que es la hormona que estimula la producción de leche en las glándulas mamarias.

¿Por qué ocurre?

En todos los mamíferos este estado se debe a un trastorno en los ovarios, asociado con el ciclo reproductor de la hembra. En circunstancias normales, después de la ovulación, aparece en el ovario un cuerpo amarillo que asegura el mantenimiento de la gestación. Aún cuando no haya fecundación, también aparece este cuerpo amarillo pero degenera enseguida. Si no ocurre lo segundo, la perra se encontrará en condiciones parecidas a las de un embarazo.

¿Cómo se detecta?

Para saber si nuestra perra está sufriendo un embarazo psicológico solo hace falta prestar atención a una serie de cambios físicos y de comportamiento: al igual que en un embarazo normal, la perra puede aumentar de peso, hincharse la zona abdominal y también las mamas. Los trastornos de la conducta pueden variar desde mayor nerviosismo a la conducta de “hacer nido” o escondiéndose en sitios protegidos.

Incluso es posible que deje de comer, pudiendo llegar a una alteración más grave como anorexia y bulimia. Hay que controlar muy bien sus alimentos.

También puede darse el caso de que “adopten” muñecos o peluches como cachorros y  llorar por las noches.

Tratamiento

El embarazo psicológico generalmente no necesita ningún tratamiento, ya que los síntomas desaparecen por sí solos con el paso de los días. Sin embargo, existen algunos casos en los que es aconsejable aplicar un tratamiento como cuando hay excesiva producción de leche que puede ser causa de mastitis o los trastornos de conducta muy marcados que hagan a la perra molesta para los dueños.

El tratamiento consiste en un grupo de medicamentos denominados antiprolactínicos, que actúan contra la hormona prolactina. Si estos embarazos psicológicos se repiten con frecuencia, existe la opción de que la perra críe de verdad y de esta forma se estabilizará su cuerpo. También la esterilización es una buena alternativa.

En cualquier caso, es fundamental acudir al veterinario y explicarle la situación antes de tomar cualquier medida.

Etiquetas: , ,

Deja un comentario

*