Mis mascotas

08ene 13

Los fieles perros guía

perro guiaConocidos como perros lazarillos‘, es habitual verles por la ciudad realizando su trabajo, ya sea por la calle o en transportes públicos. Gracias a un intenso adiestramiento, los perros guía se convierten en los ojos de las personas que no pueden ver.

Los profesionales que les entrenan les adiestran para ser posteriormente asignados a una persona invidente. En su educación se remarcan valores como el cariño, la ternura o la comprensión.

Cómo son

En un principio se usó al pastor alemán, pero en la actualidad se usan mucho también el labrador y el golden retriever. No importa de qué sexo sean, ya que ambos son perfectamente para ser perros lazarillo y ayudar a alguien que no pueda valerse del todo por sí mismo.

Físicamente, los perros guía deben tener unas condiciones perfectas, sin ser excesivamente grandes, además de ser sociables, serenos, obedientes y tener un gran equilibrio.

La ONCE en España y fases del adiestramiento

En España es donde se encuentra el mayor centro de adiestramiento de toda Europa, la Fundación ONCE del Perro-Guía, gestionado por la ONCE.

Las familias que lo deseen pueden tutelar a un futuro perro guía durante su primer año de vida, ya que la primera etapa del aprendizaje del perro consiste en convivir en familia en un hogar de acogida. Después de este primer año, la ONCE lo recoge para comenzar su instrucción como perro lazarillo.

El adiestramiento tras esta tutela dura hasta que el animal cumple tres años. Durante este tiempo, el perro aprende a realizar cosas como buscar un asiento libre en el transporte público, esquivar obstáculos o pararse en semáforos, todos ellos de gran utilidad para sus futuros dueños invidentes.

Poco a poco, la responsabilidad que se le da al animal aumenta, intentando que aplique su inteligencia y que salga airoso de diferentes situaciones que podrían plantearse en su día a día junto a su futuro amo. Cada poco tiempo es evaluado para comprobar que asimila lo aprendido y pone en marcha correctamente sus aptitudes en situaciones reales. En la última parte del proceso, el adiestrador realiza las pruebas con los ojos tapados, dejándose llevar totalmente confiado por el perro guía.

Finalmente, un perro guía estará preparado para aportar toda su ayuda a una persona invidente o discapacitada.

Etiquetas: , , ,

Deja un comentario

*