Mis mascotas

17oct 14

El Scottish terrier, el “Gallo del Norte”

Scottish TerrierInformación básica:

Altura a la cruz: 25 – 28 cm.
Peso: 8 – 11 kg.
Capa: negra, blanca o atigrada
Promedio de vida: 12 años
Carácter: orgulloso, fiel, valiente
Relación con los niños: buena
Aptitudes: caza menor, compañía
Necesidades: mucho ejercicio y pelo bien cepillado
Alimentación: 200 – 250 g. diarios
Coste mantenimiento: bajo
Clasificación General: razas de perros pequeños
Clasificación según AKC: grupo 4; Terriers

Como bien dice su nombre, el Scottish terrier es un perro procedente de Escocia alrededor del siglo XVIII. Pertenece a esa extensa familia de perros clasificados como terrier, que se dedicaban principalmente a la caza de animales pequeños como zorros o conejos, aunque actualmente son una de las razas más populares en los hogares.

Temperamento refunfuñón

El Scottish tiene un carácter de cazador: valiente, decidido e impulsivo. Y también es bastante orgulloso y seguro de sí mismo. Es independiente y desobediente, no le gusta que le den órdenes, así que es conveniente que le eduques con firmeza desde cachorro. Eso sí, ármate de paciencia con este pequeñín.

Es un poco gruñón y le encanta ladrar, sobre todo a los desconocidos. Pero también tiene su lado adorable y si le tratas con cariño no tardará en sacarlo y hacer que le quieras mucho.

Cuerpo pequeño pero robusto

Tiene un cuerpo compacto debido a su tamaño. Las patitas cortas y un hocico alargado en comparación con su cabeza, además de que, a pesar de ser pequeño y parecer rechoncho, tiene una musculatura fuerte y atlética. Y es que al Scottish le encanta estar de aquí para allá correteando y jugando, es un perro nervioso al que no le gusta estar mucho tiempo quieto.

Su pelo es largo y suave, y requiere algunos cuidados. Un cepillado semanal y un baño mensual como mínimo, además de que es muy coqueto y tiene un corte de pelo muy particular, corto por el lomo y más largo por la cabeza y las patas, así que también tendrás que hacer algunas visitas al peluquero para que tu Scottish esté guapísimo.

Es una raza que tiende a la obesidad, así que cuidado con darle de comer en exceso o darle las sobras de vuestra comida. No os dejéis convencer por su carita de pena si no queréis que acabe gordo y orondo.

Aunque al principio tu Scottish pueda parecer altivo y frío, con el tiempo se volverá muy cariñoso, juguetón y lo querrás como a un hijo.

Etiquetas: , , ,

Deja un comentario

*