Qué hacer para que un perro no sea agresivo

Un perro más allá de su raza tendrá conductas agresivas o no de acuerdo a la educación que tenga durante su crianza. Por tal motivo, desde cachorro existen ciertas pautas que deben seguirse para evitar en el futuro situaciones no deseadas en la relación con otros animales, vecinos, amigos o cualquier integrante de la familia. Uno puede tener una gran confianza en su perro  y este proporcionale grandes momentos pero no debemos descuidar que este debe estar bien socializado, más aún si se trata de un perro de raza grande como un pastor alemán, dobermán, etc.

Las actitudes violentas que pueden tener estos animales son consecuencia directa de actos que le ocasionan temor, de un sentido de dominación o pertenencia y hasta de alguna dolencia física.

Perro agresivo

Perro agresivo

Consejos para evitar la agresividad en los perros

Desde los inicios hay que fomentar la sociabilidad del perro con el entorno para que no sienta miedo. El conocer otros animales, personas, ruidos y ambientes desde los comienzos de su desarrollo temperamental forjarán seguridad en sus posteriores relaciones. Por este motivo desde su incorporación al grupo se debe fomentar el juego con todos los integrantes, paseos en lugares concurridos por gente y otros animales como parques o plazas, presentarles de manera acompañada la naturaleza y los ruidos de las grandes ciudades.

La educación debe estar basada siempre en actos positivos, otorgando premios a las buenas conductas y siendo firmes en la fijación de límites. Al momento de su adiestramiento, se aconseja otorgarle un dulce o una caricia antes los buenos resultados, y frente a gruñidos, ladridos o enojos, el dueño deberá marcarle quien es el que manda, con un reto pero sin violencia.

El lenguaje corporal de los humanos y los animales es diferente y pueden traer malos entendidos. Al momento del juego, un movimiento brusco de la persona puede ser leído por el animal como un ataque y muy probablemente frente a la situación de temor intentará defenderse. Hay que ser cuidadoso en los comienzos para que él se sienta seguro, y sobre todo atento a los juegos con los niños que podrían salir lastimados innecesariamente.

 

Evitar la agresividad en los perros

Evitar la agresividad en los perros

Brindar independencia al perro le permitirá también tener mayor confianza en sí mismo. Suele suceder sobre todo en las razas de menor tamaño, que el ser humano tiende a acarrearlo en brazos como si fuera un bebé que aún no sabe caminar, y este simple acto de amor puede transformarse luego en un gran problema, ya que el animal entenderá que nadie puede tocarlo a él ni a su dueño atacando a todo el que se acerque.

Cuando son pequeños tienden a morder todo lo que está a su paso, es un poco su manera de conocer el entorno. Será también responsabilidad de su amo demostrarle qué cosas son mordibles y que otras no. Existen juguetes específicamente creados para esto, de manera que es importante estar atentos para que al momento de intentar masticar un objeto se lo remiende y derive su intención hacia el juguete.

Si el animal ha sido siempre bien educado, dócil, alegre, juguetón, y de pronto se comienza a notar un cambio en su conducta o en sus relaciones, es momento de visitar un profesional, lo más seguro es que tenga una enfermedad o una dolencia que origina su violencia.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*