Cuidados básicos para tu mascota

Cuando adoptamos a un animal debemos concienciarnos que conlleva muchas responsabilidades, y si queremos que conserve un buen estado de salud deberemos cumplir unas normas básicas. Lo primero que debes de pensar es que un animal en tu vida te quitará mucha parte de tu tiempo diario, por lo que si no dispones de ese tiempo, lo mejor será que optes por adoptarlo en otro momento de tu vida.

cuidados

Para evitar que tu nuevo compañero contraiga enfermedades, es indispensable que su alimentación sea la correcta, por lo que le deberás de planificar una dieta equilibrada que le proporcione todos los nutrientes que necesita. La obesidad es un mal cada vez más común en los animales, por lo que si ves que tu mascota está engordando es conveniente que le des menos ración de la que habitualmente come. En los mercados también existen productos preparados específicamente hechos para combatir la obesidad. Cuando hablamos de alimentos comerciales, debemos asegurarnos que sean de alta gama, ya que están mejor preparados para cuidar la salud de tu mascota. Uno de los ejemplos más frecuentes es en relación a las tortugas. Nos las encontramos en muchas casas, pero no le damos la comida apropiada, y hay que preocuparse de su alimentación. Saber qué comen las tortugas o cualquier otra mascota es indispensable para evitar que gane demasiados kilos o sufra de malnutrición. Para ello, varía los platos que le sirvas, no le des siempre lo mismo.

Si estás pensando en comprar una mascota por primera vez , antes de que llegue a tu casa, deberás comprar una cama o un sitio cómodo en el que pueda dormir, dependiendo de su tamaño. Es imprescindible que adquieras un comedero para que no coma sobre el suelo, y también un bebedero. Te será de utilidad un neceser que contenga cepillos o peines,  un cortauñas y toallitas húmedas para su limpieza. Siempre dependiendo del tipo de mascota claro, si es por ejemplo una tortuga, no necesitarás los peines.

Pero si hay algo que puede ayudar a prevenir las enfermedades, esto es una correcta higiene, por lo que por lo menos una vez al mes deberás de bañar a tu amigo. Aunque también esto depende de ti, si ves que se ensucia mucho, puedes cambiar la frecuencia del baño a dos veces al mes. Es conveniente que lo cepilles una vez al día, o cada dos días como mucho. Los oídos pueden ser una fuente de infección, por lo que se los deberás limpiar con regularidad.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*