Mis mascotas

12may 13

Adiós a Pimpón aunque nos duela un montón

pimponcio

Pimpón ha muerto, palmado, estirado la pata. Y ahora, lectores y lectoras, os preguntareis: ¿quién es Pimpón?

Pimpón era mi tortugo. Según mi madre tenía trece años, pero Cris, la amiga que se lo regaló, asegura que contaba con nada menos que quince. Y éso para una tortuga de esas que compráis por ahí y se os mueren a las dos semanas es un gran triunfo. Pero es que mi madre es muy buena madre y ese bicho vivía a cuerpo de rey.

No era un tortugo normal. Cuando lo soltábamos, que era casi siempre, se pateaba la casa entera en cinco minutos. El que diga que las tortugas son lentas es porque no conoció a Pimpón.

Tenía una boca como un buzón de correos. Por el invierno hibernaba y en verano comía como si no fuera a haber mañana.

Cuando Perfidita era pequeña, lo perseguía y se subía encima suya. ¡Estaban la mar de graciosos!

Mamita ha llorado mucho. Mi padre, que no tiene sentimientos, al escucharla decir que se había muerto el tortugo estalló de risas. Él dice que no se rió de Pimpón, sino de mi madre diciendo que Pimpón había muerto, pero yo no sé qué creerme.

Además, luego fue muy simpático, y en mitad del ascensor le dijo a Mamita en toda su cara: “Tortuga, tortuga, tortuga. Ferny, Ferny, ¡Ferny va a ser el próximo!”. ¡Imaginaos la gracia que me hizo al enterarme! Mi propio padre es un graciosillo barato. ¡Qué ofensa!

Pimpón fue sepultado en un entierro precioso en el jardín, entre flores, dentro de una cajita negra con su nombre. Mamita no quiere tener más tortugas, porque sabe que ninguna será como él: sin miedo a nada.

No perdono a la muerte enamorada, no perdono a la vida desatenta, no perdono a la tierra ni a la nada.

Chocada de patas.

Etiquetas: ,

6 comentarios

  1. lato2011

    Lo sentimos mucho :( ánimo!

    Responder
  2. Ferny, tienes que darle muchos cariñitos a tu mami para animarla un poquito.
    Chocadita y un besito a Perfi

    Responder
  3. Vaya, lo siento. Siento que tu mamá sufra.
    Ferny, hazme un favor y cuando veas al novio de tu madre y parece ser que padre tuyo, dale un buen arañazo por reírse de ella en tan desgarrador momento. Y un buen mordisco, muy grande, por decir eso de que tu serás el siguente. ¡Vaya padre tienes!
    chocada de patas

    Responder

Deja un comentario

*