Mis mascotas

09abr 13

Con ladronas en celo yo me tiro de los pelos

perfi9abril2013

Señores y señoras, lectores y lectoras, aquí va una nueva entrada hablando de mi hermanita.

Como algunos sabéis, otros no porque yo no lo he contado en este blog, mi abuela lleva puesto un marcapasos que va a pilas que se cambian cada seis años aproximadamente. Es una mujer mayor de 65 años nada menos -yo no conozco a ningún angora turco de tan avanzada edad- y como tal toma pastillas para el corazón.

En la mesa del salón tenemos una bandeja donde podemos ver crema de manos, limas y los medicamentos de mi abuelita.

El otro día, llegó de la farmacia y depositó la bolsita con sus pastillas en la bandeja y cuando fue a por ellas, se encontró el sitio. No era muy difícil averiguar quien había sido, porque Perfidita sólo tiene que ver una bolsa o un muñeco para llevárselo en la boca. Lo peor es que no pudimos encontrar dónde había dejado su botín. No quedó en casa un solo lugar en el que mirar, pero nadie pudo localizar la bolsa ni las pastillas.

A la mañana siguiente, mi pobre abuela tuvo que volver al médico a que se las recetara de nuevo, explicándole que en casa vive una gata robona de un año de edad, y fue otra vez a buscarlas a la farmacia.

La diferencia es que ahora mi abuela ha espabilado y es más astuta. Ha metido todos sus medicamentos dentro de una fundita amarilla de plástico duro y por mucho que pretenda Perfidita, no va a poder perpetrar un nuevo robo.

Ahora está de nuevo en celo, se mueve sugerente y hace maulliditos, pero yo no le hago ni caso. En casa dicen que a ellos no les molesta, ¡pero a mí sí! La tengo que aguantar, dormir con ella, jugar juntos… ¡a ver si la esterilizan de una vez para que no se ponga tan pesada! Con la cosa de que no sale y de que sus celos son casi imperceptibles, aquí no hay ningún valiente que le eche mano y se la lleve a nuestro vete de confianza -que es el mejor del mundo mundial- para que, al igual que a mí me quitó la carrera de padre, a ella la deje más vacía que el cerebro de Umpa Lumpa.

Chocada de patas.

Etiquetas: , ,

10 comentarios

  1. Perfidita que ladronzuela, mi Ary aun no empezó con los celos, pero creo que le queda poco!

    Responder
  2. Pues dile a tu abuelita, que esconda bien las pastillas. Que mira si le hacen buena falta y Perfidita no las quiere soltar…
    Y yo estoy contigo, que la lleven al vete, que aunque no lo pase muy mal, no creo que sea agradable tener ganitas y no poder quitárselas no??

    Responder
  3. Vaya con Perfidita!!!! así que ladrona de pastillas. Nunca había visto un gato que escondiera cosas, yo creo que vas a tener razón en eso que dices que tiene genes de perro.
    Chocadita de patas y lametones de Dina

    Responder
  4. jajajajaja, que tú pasas de ella????? No me hagas hablar muy alto ¿¿ehh?? Que tengo pruebas del incesto. Quér vergüenza por favor…

    jejeje Y no te metas con mi Umpitillas

    Responder
    • fernyturkishangora

      ¡No blasfemes!
      Y con tu gato me meto si quiero, que es un… ¡lo que ya sabes!
      Umpa Lumpitas, es… ¡pues éso!
      Chocadita.

      Responder
  5. ¡Cuidado no vaya a comerse las pastillas, esa gata ladrona.

    ¡Y yo he visto el video…!

    ¡chocada!

    Responder

Deja un comentario

*