Mis mascotas

junio, 2013

29jun 13

El colmo de Phi

Phi

Phi

Phillipe es mi primo y mi mejor amigo.

Ahora caigo en la cuenta de que no os he hablado de él y, la verdad, es que no sé por qué. Phillipe nació en San Cristóbal, República Dominicana, hace siete años y medio. Fue mi primer amigo y el mejor, aunque no el primer animal que conocí. Lo que pasa es que los anteriores no me entraron por el ojo y casi termino con ellos a zarpazos.

Phi es un lhasa apso y tiene mis mismos colores, blanco y marrón. Sus aficiones son creerse humano, recibir mimos, jugar con huesos para perros y con muñecos en general e ir de excursión al bosque.

Al contrario que Ramón, mi perro, no es celoso ni envidioso ni tampoco se lleva mal con el resto de perros machos.

Ha viajado en motoconcho, vivido en Bélgica y Holanda y lucido diferentes modelos de ropa para perros. Cuando hace calor, mi madrina lo esquila cual oveja y a veces lo deja ridículo. ¡El pobre ni quiere salir a la calle en esos momentos! En mi casa todos los veranos hablan de pelar también a Ramón, pero al final nunca lo hacen. Yo considero que sería algo horrible, porque Ramón es un híbrido de diferentes animales y quedaría hecho un cuadro. De todas formas, si este año mi familia cumple su amenaza, ¡seré en primero en subir foto!

Phi está esterilizado igual que yo, por lo que el mundo se quedará sin la perpetuación de nuestros bellos genes. Nuestras madres consideran que hay demasiadas camadas indeseadas como para exponerse a que se engendren más. Sin embargo, como inconveniente de la castración, me ha parecido escuchar a mi madre que Phi está gordísimo, aunque no sé si será por éso o porque se come todo lo que se le pone delante, sencillamente.

En los tiempos en que Phi vivía en Holanda, en su casita de cuento de hadas había escaleras de madera y él las subía corriendo, pero luego no sabía bajarlas y si un humano no lo hacía con él en brazos, se tenía que quedar arriba. Por aquellas tierras hizo un amigo, un gato naranja llamado Jaap, propiedad de su vecino. Mi madre opina que los gatos holandeses son más grandes que los españoles y dominicanos y siempre pone a Jaap como ejemplo de esta extraña teoría.

¡Chocada de patas!

PS: El 1 de julio cumplo 3 años, ¡se aceptan todo tipo de regalos!

Seguir leyendo
12jun 13

¡Solo en casa!

fernyalone

Lectoras y lectores, en realidad el título de esta entrada no corresponde completamente a la realidad, porque Perfidita y yo nos encontramos bajo el cuidado de nuestra abuela.

Mamita se ha ido a recorrer el mundo por motivos que no vienen al caso y sé que nos está echando de menos -especialmente a mí- como si llevara un año sin vernos.

Ella me preguntó antes de partir:

-Ferny, ¿quieres volver a tus orígenes?

-¡No! ¡Yo soy español! ¡Asturiano! Donde estén los frixuelos, el arroz con leche, la fabada y la sidra que se quite todo lo demás.

-Bueno, como quieras…

Y así me he quedado en casa. A Perfidita ni siquiera se lo preguntó, aunque ella ni se inmuta sea llevada a dónde sea llevada. Lo único que no le gusta es ir en coche, porque el ruido del motor le da miedo y empieza a maullar con esa voz de camionera afónica que la madre naturaleza le ha dado. Pero tú la llevas en brazos por la calle, la tienes en brazos en la terraza de un bar o la sacas con correa y la tía ni pestañea. Yo, en cambio, soy harina de otro costal.

El tiempo en Asturias es un desastre, aquí no ha habido verano. Hoy, sin embargo, hace un sol de justicia y nosotros aprovechamos para tomarlo en la ventana del salón y dormir más a gustito nuestra siesta de nueve horas.

Pero en Santo Domingo no es mejor. ¡El mundo está loco! Mamita me contó que por Centro Europa la temperatura estaba altísima, pero que en la patria de Sánchez, Duarte y Mella lleva lloviendo por lo menos, por lo menos… desde que ella y mi madrina pusieron un pie en el aeropuerto. Así que calculo que volverá del Caribe más blanca de lo que se fue, aunque su cometido no fuera ir a tostarse bajo las palmeras, pero creo que en algún momento sí se quería escapar un rato a ligar bronceado para luego conquistar más todavía a mi padre.

En fin, que ya me he cansado de escribir tanto y además ahora le tengo que pasar al texto el corrector, porque Mamita no está y RO ESQUIBO ASÍ ORIGINARIAMENTE.

¡Chocada de patas con pelos largos!

 

Seguir leyendo