Mis mascotas

29jun 13

El colmo de Phi

Phi

Phi

Phillipe es mi primo y mi mejor amigo.

Ahora caigo en la cuenta de que no os he hablado de él y, la verdad, es que no sé por qué. Phillipe nació en San Cristóbal, República Dominicana, hace siete años y medio. Fue mi primer amigo y el mejor, aunque no el primer animal que conocí. Lo que pasa es que los anteriores no me entraron por el ojo y casi termino con ellos a zarpazos.

Phi es un lhasa apso y tiene mis mismos colores, blanco y marrón. Sus aficiones son creerse humano, recibir mimos, jugar con huesos para perros y con muñecos en general e ir de excursión al bosque.

Al contrario que Ramón, mi perro, no es celoso ni envidioso ni tampoco se lleva mal con el resto de perros machos.

Ha viajado en motoconcho, vivido en Bélgica y Holanda y lucido diferentes modelos de ropa para perros. Cuando hace calor, mi madrina lo esquila cual oveja y a veces lo deja ridículo. ¡El pobre ni quiere salir a la calle en esos momentos! En mi casa todos los veranos hablan de pelar también a Ramón, pero al final nunca lo hacen. Yo considero que sería algo horrible, porque Ramón es un híbrido de diferentes animales y quedaría hecho un cuadro. De todas formas, si este año mi familia cumple su amenaza, ¡seré en primero en subir foto!

Phi está esterilizado igual que yo, por lo que el mundo se quedará sin la perpetuación de nuestros bellos genes. Nuestras madres consideran que hay demasiadas camadas indeseadas como para exponerse a que se engendren más. Sin embargo, como inconveniente de la castración, me ha parecido escuchar a mi madre que Phi está gordísimo, aunque no sé si será por éso o porque se come todo lo que se le pone delante, sencillamente.

En los tiempos en que Phi vivía en Holanda, en su casita de cuento de hadas había escaleras de madera y él las subía corriendo, pero luego no sabía bajarlas y si un humano no lo hacía con él en brazos, se tenía que quedar arriba. Por aquellas tierras hizo un amigo, un gato naranja llamado Jaap, propiedad de su vecino. Mi madre opina que los gatos holandeses son más grandes que los españoles y dominicanos y siempre pone a Jaap como ejemplo de esta extraña teoría.

¡Chocada de patas!

PS: El 1 de julio cumplo 3 años, ¡se aceptan todo tipo de regalos!

Etiquetas: ,

Deja un comentario

*