Mis mascotas

16may 14

El Crío

Si la última vez os hablé de María la Solterona, veterinaria y sin marido -quien posteriormente irrumpió en mi domicilio para esterilizar a Grace, pero esa es otra historia-, hoy continuaré presentando a otros componentes de mi rutina de angora.

fernyprecioso

Hace tres años, nuestra amiga y vecina Johanna tuvo a bien traer a este mundo a un individuo rubio y de ojos azules, de nombre David, a quien desde ahora nos referiremos como EL CRÍO. Y es que debo hacer un inciso… porque… ¡qué guapo es ese crío!

El Crío no habla mal para su edad, pero por las mañanas se levanta y se aproxima a mi casa para gritarme: ¡¡¡FANIIIIIII!!! Luego, durante el resto del día ya me llama “Fenny”. A mí esto me perturba, porque todo el mundo sabe que Fani es nombre de mujer y yo soy un chico, ¡vaya que si lo soy! Que se lo pregunten a mi novia, Galia Micromachine. Como consecuencia, Umpa Lumpa y su malévola propietaria, Irenota, me llaman siempre Fani. A la cara, por guasap, en su blog… ¡una tortura!

Di tú que yo soy un angora bastante vengativo, por lo cual, le compuse a su vez una canción al Crío con música de Juan Luis Guerra, el segundo dominicano más internacional -el primero soy yo-. Se titula “Frío-calor”:

Frío, frío

como el Nesquik del Crío

Oh, caliente

como a veces su frente

Tibio, tibio

como el rumano Livio.

Livio, oriundo de Bucarest, regenta el único bar de mi barrio. No sé lo que tiene de tibio, claro que fue lo único que se me ocurrió para que la canción pudiera rimar.

Subiría una foto del Crío, pero este es MI blog y vosotros, como mis lectores que sois, estáis aquí para decir lo guapo que soy YO, no él. Que en ojos no puede competir conmigo, porque de toda la vida se sabe que los ojos verdes son mucho más bonitos que los azules, ¡dónde va a parar! Y ya, los más feos, son los amarillos, como los de mi hermanita Grace; aún por detrás de los marrones de mi madre. Que ella dice que los tiene color miel y que en verano se le vuelven verdes, y no. Su triste realidad es que sólo le destacan porque son grandes, que sino…

Para terminar, voy a compartir con vosotros una anécdota del Crío. Como cada vez que me ve le hablo, ahora piensa que todos los animales lo hacen y, en resumidas cuentas, lo he perturbado. La consecuencia es que cada vez que ve un gato o un perro pregunta: “¿Habla? ¿Tiene manos?”. A mi madre le hace tanta gracia que se pasa el día repitiendo la frasecita.

En fin, que este crío no me va a quitar protagonismo… ¡pero qué guapo es!

Etiquetas: ,

3 comentarios

  1. MLS

    Ferny!!! te hacen la competencia duramente jajajja esos ojos azules seguro que cautivan a la humanidad pero… tengo que reconocer que eres un VAN TURCO precioso y majísimo.

    Muchos mimos para ti y tu familia.

    Responder
    • Turkish Angora World

      Deja de inventar, MSL!!! Los van turcos no existen y los ojos del Crío no se me pueden comparar.

      Chocada de patas

      Responder
  2. MLS

    Mi niño te enseño una fotos de un angora turco (capa monocolor)

    http://animalfiel.es/wp-content/uploads/2013/03/angora-turco-fondo.jpg

    y la foto de un VAN TURCO (como el angora pero con mas colores)

    http://deanimalia.com/images/full/gatos/vanturco3.jpg

    Responder

Deja un comentario

*