Mis mascotas

07feb 13

Un angora turco también tiene enemigos

 

¡No lo puedo evitar, lectores y lectoras! Yo trato de ir bien por la vida, pero es que siempre me encuentro con otros gatos que me sacan de quicio. Este es el caso de Juan Manuel, un gato arrabalero de mi barrio al que se las tengo juradas.

Los hechos se remontan al día 29 de diciembre de 2010.

Encontrábamonos en casa Mamita y yo, cuando unas voces gatunas nos alarmaron. Al asomarnos por la ventana, un gato enorme, gordo y gris estaba arrinconando a mi difunto hermano Punkys contra un cáctus del jardín. Mamita no se lo pensó dos veces y salió a la calle para rescatar al Punkys, que se encontraba entre Juan Manuel y el cáctus austadísimo.

Juan Manuel que la vio se le lanzó a la mano derecha y le dio varios bocados, dejándole seis dentelladas más profundas que mi asombro desde la ventana. Como le asusta su propia sangre, nada más entrar en casa a mi madre le dio un mareo y se cayó redonda, golpeándose en la frente con el pico de una mesa bajera de cristal. Terminó en el hospital, claro, y además no la pudieron coser porque en mordidas no se recomienda. Imaginaos las ganas que le tuvo Juan Manuel, que Mamita aún luce seis hermosas cicatrices que le dan un aspecto un tanto suicida.

Desde ese día se las juré a Juan Manuel. Guardé mi ira día tras día, hasta que hace unos meses vi la oportunidad de oro. Contemplando la calle detrás de la cortina, lo vi pasar por mi acera y me dije: ¡Ésta es la mía! Pegué un triple salto mortal, avalanzándome sobre su persona -o lo que buenamente esa mole sea- y le solté en sus mismísimos morros todo lo que pienso de él. Juan Manuel no se quedó callado y la discusión fue subiendo de tono, hasta que Mamita se percató de que yo no estaba en casa justo mientras escuchaba algún miau más alto que otro en la calle.

Salió justo cuando yo me disponía a freír a collejas a mi adversario, evitando la catástrofe. Juan Manuel no se asusta fácilmente, pero Mamita esta vez fue prevenida y se personificó acompañada de Ramón, nuestro perro, cuya presencia logró que el malvado felino grisáceo pusiera pies en polvorosa.

Instantánea de mi enfrentamiento con Juan Manuel

Instantánea de mi enfrentamiento con Juan Manuel

Para inmortalizar mi experiencia como latin king, Mamita me pidió que posara para ella una vez Juan Manuel se había largado a su casa -que por cierto no sabemos cual es, pues nadie reconoce su pertenencia, aunque está claro que tiene padres-, por lo que la complací. No todos los días un angora turco se retrata en plena calle, así que quise conservar un recuerdo del momento en el que le canté las cuarenta a mi enemigo.

Única imagen que existe mía en la calle

Única imagen que existe mía en la calle

Con el paso del tiempo, Mamita hizo las paces con Juan Manuel. Yo siempre lo digo, ¡es una blanda! Este 28 de diciembre, Día de los Inocentes sorprendentemente y justo cuando se iban a cumplir dos años de la agresión, bajaba mi madre las escaleras de nuestro garaje cuando se cruzó con él. Juan Manuel se tumbó en el suelo como un minino sumiso y ella, al fijarse en su carita de gato que no rompe un plato, se ablandó y lo acarició. ¡Qué memoria más selectiva!

Eso sí, yo no pienso hacer lo mismo y como otro día me pueda escapar, ¡qué tiemble Juan Manuel!

Chocada de patas.

Etiquetas: ,

14 comentarios

  1. Menuda pieza estás hecho Ferny… jeje todo un latin king.
    Igual es que el día famoso, fue un mal día para él. Es que no perdonas una ¿eh? jaja :p

    Responder
    • fernyturkishangora

      ¿Mal día? ¿Mal día dices? ¡Mi madre casi no lo cuenta! ¡Y ahora lo perdona!
      Tú como vives con Palumpa ya no le ves la gravedad a nada…
      ¡Dulces zarpazos!

      Responder
  2. Qué valeinte! Como Cloe lea muchas historias así de Ferny se acabara enamorando platónicamente del prota! Miiaauuu

    Responder
  3. Cuidado con Juan Manuel!!, no vaya a ser que ahora después que tu mamá lo perdonó quiera visitar tu casa y se enamore de tu hermanita Perfidita.

    Lametones de Dina, besos para tí y tu hermanita

    Responder
  4. Lo

    Lo de 2020 me ha llegado al alma, Ferny. ¿No te habrás confundido de año y habrás querido poner 2010?

    Por otra parte, a tí no hay nada que se te ponga por delante, cualquiera te tose!

    Responder
  5. Ferny é o meu herói! Esse Juan Manuel é um gato maléfico e você é o grande latin king felino! Quando a minha vizinha vier nos assustar eu vou chamar o Super Ferny Turkish Angora!
    Lametones

    Responder
    • fernyturkishangora

      ¡Cierto, Laís! Es el mismo Satán reencarnado en gato. Cuando te quiera asustar tu vecina me llamas y le enseño lo que es bueno. Chocada de patas.

      Responder
  6. Ay Ferny pero que valiente, y la foto del después de la pelea …jajaja posando para la posteridad , chocada de patas!

    Responder
  7. Ferny así se hace no podías dejar que tamaña afrenta quedase impune ,no no y no ,pero en lo que no estoy de acuerdo en el armisticio con el enemigo, no señor al enemigo ni agua.Te apoyo en todo Merlina choca sus patitas con las tuyas pese a la propaganda maliciosa.

    Responder

Deja un comentario

*