Mis mascotas

29mar 13

Vivir con un perro es terminar como un cencerro

Lectores y lectoras, vengo a presentaros a Ramón. ¿Cómo es el perro de un angora turco? Pues ahora os lo cuento.

Primer plano del perro quejica

Primer plano del perro quejica

Cuando me vine a vivir a España y aterricé en mi casa, él ya estaba aquí. Concretamente, este verano cumplirá 7 años, aunque no sabemos el día ni el lugar porque fue encontrado en una sucia esquina siendo un cachorro.

Es marrón, con cara de zorro mezclado con rata, nariz de payaso, las patas torcidas y una cola agresiva que no va con el resto de su cuerpo. ¡Parece un puzzle!

No le gustamos mucho los gatos, más bien le fastidia nuestra presencia. Nos ignoramos mutuamente, pero si por casualidad al pegar un salto nos aproximamos a él, Ramón se pone a gruñir como un perro difícil.

Es un mimoso y un llorón. Si las cosas no salen como él quiere, se empieza a quejar y cualquier día bajarán todos los santos del cielo a ver lo que está pasando, porque sus caprichos no son normales.

Pero no sólo se lleva mal con los gatos, ¡no! Lo mismo le ocurre con los perros. En casa tenemos también un bull terrier llamado Coco y Ramón es su acérrimo enemigo. Nunca han tenido relación de hermanos, más bien al contrario. Durante la infancia de Coco, más o menos se toleraban y hasta jugaban juntos, pero ésto no duró mucho, porque Ramón empezó a gruñirle, a lanzársele al cuello y a buscar bronca.

Ahora hay que tenerlos siempre separados, por lo que aprovecho a decirle a César Millán, el encantador de perros, que si se pasa por Asturias en mi casa puede hacer una buena labor.

Ramón cambia completamente con los humanos y con los niños no digamos. Es un pelotero, que siempre está dando besos y llorando de emoción cuando ve a alguien que quiere. Todo el mundo lo conoce y es bastante querido, salvo por un vecino que odia a los animales -lo cual es mutuo, porque nosotros sentimos lo propio por él-.

Así que ahora que ya lo conocéis, voy a vestirme de angora turco nazareno, igual que mi padre, igual que mi abuelo.

Chocada de patas.

Etiquetas: , ,

8 comentarios

  1. Mi Forlán nunca ha tenido un perro cerca pero columbro que la relación sería complicada… Lo mejor es que os respetéis el espacio y ya. Una rascadita entre las orejas…

    Responder
  2. Jaja, veo que os queréis mucho, Ferny… :p
    Espero que haya fotos de Ferny disfrazado de nazareno… jajaja

    Responder
  3. Pues yo creo que Ramón tiene una cara muy bonita. A ver si eres más comprensivo con él, Ferny, que seguro la pasó muy mal antes de que tu familia lo adoptara y por eso es así.

    Responder
  4. Un blog muy interesante Eva,gracias por registrar tu blog en El secreto de los gatos felices en Facebook http://www.facebook.com/ElSecretodelosGatosFelices
    Todos los lectores de tu blog están invitados a conocer el nuestro.

    Responder
    • fernyturkishangora

      Muchas gracias, encantado de conoceros. Os contesto yo, que mi madre bastante tiene con su blog para que me venga a meter aquí las narices también. La dejo traducir y se puede dar por contenta.
      ¡Chocada de patas!

      Responder

Deja tu réplica a Mi Álter Ego

*