Mis mascotas

27feb 13

Convivencia Guau

 

¿Cómo te ha ido estos días? A mí, por suerte, muy bien. Te diré algo que me gusta tener muy presente: Tempus fugit por lo tanto Carpe diem. ¿Empezamos? Perfecto, pues te haré una pregunta: ¿Nuestras ciudades son ensuciadas por los perros o por nosotros? Es habitual escuchar comentarios negativos sobre la convivencia humana y perruna en las urbes. Se suelen centrar en que ensucian y molestan. Pero hazte esta pregunta: ¿el problema lo crea el perro o las personas? Los culpables siempre somos nosotros, o por falta de conciencia cívica y/o respeto o simplemente porque no nos gustan los animales y por la más mínima nimiedad despotricamos sobre los pobres animalillos. Ahora bien, es esencial concienciar a la sociedad de que tener un perro u otra mascota conlleva responsabilidades. No puede ser que una persona no recoja los excrementos de su can o que no lo eduque debidamente. También se debe incidir en la socialización para evitar problemas de conducta.

Sigo con la otra parte, los individuos antiperros. Estos argumentan lo citado anteriormente (ciudades más sucias, molestias ocasionadas por ruidos…), pero en la mayoría de estas críticas se mezclan la verdad y la hipocresía, algo que tampoco nos debería extrañar viviendo donde vivimos. Me explico, en muchos casos se critica (algunos casi criminalizan) que la ciudad es de todos y no se puede tener así, ni tienen porque ser molestados por ningún animal que esté paseando suelto. Sin embargo, puede que sus hijos hagan botellón (con lo que esto conlleva para la pulcredad del lugar en cuestión) o tiran las colillas al suelo, el papel del bocadillo o la envoltura del comestible de turno. Pero como siempre, cuando el problema es más grave y no es en casa del vecino, muchas veces se toma la decisión más sencilla: No es para tanto; yo eso nunca lo hago; no, mi hijo…

Nonrecor

Seguramente estarás pensando que yo como tengo perros hablo desde la grada canina y no voy a negarte que sí llevo la camiseta del Dog Team, pero también sé analizar objetivamente ambos posicionamientos. En consecuencia, voy a ser estricto con mi conjunto. Si una persona no tiene la suficiente conciencia cívica, y no logra ponerse en el lugar de otro al que le pueda molestar el comportamiento de su can, o el suyo, por decorar parques y calles con las heces de su mascota (ya que el culpable es el dueño, por no recogerlas); pues que se actúe contra éstos y dejemos en paz a los más indefensos.

¡Qué curiosa casualidad! En las sociedades más irrespetuosas e hipócritas, se suelen juntar la falta de autocrítica, la poca conciencia social y una escasa cultura de respeto por los derechos de los animales. Estos tres factores son, o eso creo, los problemas reales que luego derivan en la creación de diferentes discusiones triviales o supuestos problemas. Como bien sabes, somos la única especie que caemos dos veces en la misma piedra. La solución podría parecer simple, ¿cómo consigue progresar en todos los aspectos una sociedad? La respuesta me vas a permitir escribirla en mayúsculas: EDUCACIÓN. Por desgracia, en este país no parece ser algo prioritario. No obstante, como ni creo ser quién ni he creado este espacio para expresar mi opinión política, no dedicaré muchas palabras a analizar o criticar este tema. Simplemente citaré los tres valores sobre los que se fundamentó la Revolución Francesa: libertad, igualdad y fraternidad. Intenta ser fiel a esto y seguramente consigamos un mundo mejor. Enlazando con esto último y para terminar, me gustaría transmitir un mensaje optimista para concluir. Vive y deja vivir y respeta y serás respetado.

Un abrazo y muchísimas gracias por visitar mi pequeño islote.

Etiquetas: , , ,

4 comentarios

  1. Totalmente de acuerdo, la culpa es totalmente nuestra

    Responder
    • Alejandro Iglesias

      ¡Buenas Antón! En primer lugar, darte las gracias por dedicarle parte de tu tiempo a mi blog y a realizar un comentario. En segundo lugar, decirte que desgraciadamente es una lástima que me tengas que dar la razón. Esperemos que poco a poco la gente vaya cambiando, seguro que sí ;)

      Gracias de nuevo y hasta pronto.

      Responder
  2. Buenas!! No podría estar más de acuerdo!! Yo recojo las necesidades de mi perra frente a muchos q no lo hacen y luego nos tachan a todos y encima tengo q aguantar a la dichosa gente “antiperros” q se desprecian a mi can y ellos luego son los peores ciudadanos q hay.RESPETO.

    Responder
    • Alejandro Iglesias

      Como bien dices: RESPETO. Todo iría mejor. Además, alguno se queja y luego tira el chicle de turno o cigarrilo al suelo. ¿Eso no ensucia? En fin.

      Mil gracias por tu comentario Sara y hasta pronto ;)

      Responder

Deja un comentario

*