Mis mascotas

enero, 2014

30ene 14

¿Cuál es el antiparasitario ideal?

 

Collares, pipetas, sprays… ¿el más efectivo? Pues la verdad es que no existe un producto estrella. Normalmente, lo ideal, es utilizar una combinación de varios porque depende de factores como la especie,  la edad, el peso o su salud. Tampoco es lo mismo un perro que vive en el campo que otro que viva en un piso en la ciudad.

Perro con pulgas

Fotografía de la Clínica Veterinaria VETNET.

Los collares

Su duración ronda los 4-6 meses, su mecanismo de acción se produce por contacto directo con la piel, el producto antiparasitario se va desprendiendo progresivamente. En el caso de alguna reacción alérgica hay que acudir inmediatamente al veterinario, pues algunos perros pueden sufrir reacciones alérgicos a algunos productos. IMPORTANTE: si hay niños en casos es esencial evitar que no toquen el collar, podría acarrear una intoxicación.

Las pipetas

Realmente son más cómodas de utilizar que los collares, pero su duración antiparasitaria es de un mes aproximadamente. Se ponen en una determinada zona de la piel y el antiparasitario es absorbido. Nuestra mascota se puede mojar sin problema, no pierde el efecto antiparasitario por entrar en contacto con el agua, pero se deben poner 48 horas o después del baño. No son nocivas ni para otros perros ni para las personas.

Sprays

Están más indicados en casos de parasitosis masivas, pero se usan cada vez menos. Los collares y las pipetas han ganado los dos primeros puestos en el podium de los antiparasitarios. IMPORTANTE: para administrar este tipo de productos es esencial utilizar guantes, pues se absorben a través de la piel.

Después de esta breve descripción, de las opciones existentes a la hora de desparasitar a nuestro peludo, indicar que acudas al veterinario y se encargará de elegir la mejor opción para tu querida mascota. No lo olvides, sufren como nosotros por lo que el cuidado de su salud es primordial.

Un saludog y hasta pronto ;)

Seguir leyendo
26ene 14

Una terapia, un sueño

 

Han pasado muchos días desde mi última publicación, pues en el último mes los exámenes me han consumido la mayoría del tiempo. Pero, una vez finalizados, toca retomar la actividad, con más ganas e ilusión que nunca. Tanta ilusión como la que irradia el proyecto que os voy a presentar.

Durante el mes de noviembre y diciembre aproveché para conocer a las personas que están detrás de Proyecto Dama. Iniciativa que surgió de las ganas de trabajar y aportar que tiene Beatriz Rey Mourelle, una terapeuta ocupacional que decidió ofrecer otro tipo de estimulación a las usuarias que acuden a AGADEA (Asociación Galega de Axuda ós Enfermos con Demencias tipo Alzhéimer de Santiago).

Supongo que la intriga se estará adueñando de vosotr@s, Proyecto Dama, ilusión, ganas de trabajar… de qué nos estará hablando Alejandro, os preguntaréis. Pues sin más dilación, empezaré a decir en qué consiste esta hermosa iniciativa. Beatriz, la terapeuta ocupacional de AGADEA, pensó que introducir un perro (Dama) en la terapia que realiza con las personas enfermas de alzhéimer podría ser un buen complemento a la terapia convencional. No pretende sustituir ningún tipo de metodología, simplemente desea sumar. Todo lo que sirva para paliar y retrasar los efectos de esta enfermedad es bienvenido.

Perro terapeuta.

Perro terapeuta.

Esta proyecto, surgió de la siguiente hipótesis: ¿Con  la introducción de un animal, desde cachorro, se pueden conseguir mayores beneficios que la incorporación de un animal adulto? ¿Puede ayudar a conseguir mayores beneficios que sólo con la estimulación cognitiva tradicional? Planteadas estas preguntas, Beatriz se puso a investigar y leer todo lo que encontraba sobre este tipo de terapias, en bibliotecas, bases de datos o en la facultad de Psicología de la USC, donde incluso han conseguido algún que otro libro que solicitó. Recabada la información inicial y decidida a seguir adelante, se lo propuso a AGADEA, asociación en la que ya trabajaba. Les pareció una gran idea y empezaron a trabajar, desde entonces registran en vídeo cada sesión y evalúan el estado de las usuarias. Hablo en plural porque sin la colaboración de Juliana Muñoz (neuropsicóloga) y Ana Sánchez (terapeuta ocupacional) la investigación no sería posible, también han colaborado ocasionalmente algunos estudiantes. Durante el casi año y medio que llevan realizando estas actividades asistidas (hasta que finalicen la investigación y sin contar con todos los medios necesarios no quieren denominarlo terapia) con Dama, han comprobado que el deterioro cognitivo de las usuarias no ha progresado.

Puesto que me he informado in situ y pude observar en qué consiste y cómo trabajan, haré una descripción lo más detallada posible. Citaré las palabras textuales de Beatriz: “La idea surgió por inquietud personal y profesional, para dar una estimulación viva. Pero las personas con las que trabajamos suelen tener miedo a lo desconocido, por lo que supuse que introducir un perro adulto no sería la mejor opción. Por lo tanto, pensé que con un cachorro los beneficios serían mayores. Se pretendía que colaborasen en su educación, cuidados y lo sintiesen como suyo”. Las usuarias recibieron a la perra estupendamente, a pesar de ser algo novedoso les agradaba. Con el tiempo fue creciendo y comprobaron como con el transcurrir de los meses, Dama, cambiaba su físico y comportamiento.

El cariño que le cogieron fue en aumento, incluso adaptaron una canción de Antonio Machín (Mira que eres linda) para cantársela. Esto es un detalle a tener en cuenta, denota capacidad de aprendizaje, lo cual es algo muy poco habitual en personas enfermas de alzhéimer. La primera etapa del proyecto se inició cuando el animal tenía 2 meses y 3 semanas,  se centró en la educación y socialización del animal (comandos, enseñarle a subir y bajar de la mesa, a dar un beso o a que se quedase quieta). Paralelamente, Dama, visitaba a un adiestrador canino. Este etapa se prolongó hasta los 9 meses. Finalizada esta fase comenzó la segunda, en la que estaba en plena adolescencia canina y las usuarias lo comprendían. A medida que crecía y su adiestramiento/educación avanzaba las actividades que realizaban con ella, y el tiempo que podía estar presente, aumentaban.

Las actividades son individuales y grupales. Se centran en las ABVD (Actividades Básicas de la Vida Diaria). Esto tienen su explicación, el objetivo es que puedan extrapolarlo a su propia vida. Serían ejercicios como asear a Dama, cepillarla, lavarle los dientes… Además, al trabajar con diferentes utensilios comprueban el estado de la destreza motriz, posibles agnosias, etc. Las actividades en grupo suelen ser juegos, en los que trabajan la orientación temporal, esquema corporal, lenguaje, memoria…

Proyecto Dama.

Proyecto Dama.

Proyecto Dama.

Proyecto Dama.

La tercera fase comenzará al cumplir Dama 2 años de vida, edad a la que se considera que un perro es adulto. Ahora bien, lamentablemente no está confirmado que el proyecto continúe. Todo en esta vida requiere de trabajo y dinero. Y tanto Juliana como Ana colaboran de forma desinteresada, pero no pueden continuar eternamente. Además, los controles veterinarios son muy estrictos, al igual que el adiestramiento que se requiere para terapia, el desplazamiento y otros muchos gastos. En este momento Royal Canin, la Clínica Veterinaria a Media Lúa, A Costa do Vento, Centro Canino a Cova e AGADEA aportan, en mayor o menor medida, su granito de arena para sufragar parte de los gastos de esta magnífica iniciativa.  Pero, como ya he dicho, en pocos meses toda ayuda que reciban será bienvenida. Una vez que Dama cumpla los 24 meses (ahora tiene casi 18) publicarán los datos y el estudio que están realizando, pero el sueño de Beatriz es poder continuar con el proyecto Dama y realizar terapia con animales. Empezar la terapia aumentaría los gastos y por lo tanto en gran medida dependerá del apoyo que consigan.

Como ya sabéis yo creo en los sueños y en el poder que tienen sobre nuestras decisiones en el día a día. Por lo tanto, ayudemos entre todos a que este sueño se cumpla ;)

Seguir leyendo