Mis mascotas

17feb 13

Gatos: enigmas y su relación con la literatura (2ª parte)

Como te había dicho, el domingo publicaría la segunda parte y aquí la tienes ;)

Ésta se ha gestado a la vera de una compañera inseparable, la buena música: Eagles – Hotel California, Jhon Lennon – Imagine, Led Zeppelin – Stairway to Heaven, Guns & Roses – November Rain o Love of Lesbian – La noche eterna… (algun@s ya sabéis que este viernes estuve presente en uno de los conciertos que nos han brindado en Santiago de Compostela).

Espero que este pequeño repertorio te haya gustado. Mi intención no es otra que acercarme todo lo posible a ti, para que de esta forma sepas como es la persona que te escribe. Pero como me visitas para viajar por el mundo y la historia de nuestras queridas mascotas, continuaré donde lo habíamos dejado el último día.

Mis palabras sobre el gato doméstico finalizaban diciéndote que en 1790, ese triste período de cacería y sus pésimas consecuencias, había llegado a su fin. Pues bien, prosigo con la parte literaria.

CocoReducido

Cuando decidí escribir sobre el gato y su relación con la literatura, tenía pensado un enfoque diferente; pero a raíz de algun@ de vuestros comentarios e interacciones vía twitter, decidí modificarlo. Empezaré con un minino conocido por tod@s, El gato con botas, un cuento popular que entró a formar parte de la historia literaria, en 1697, gracias a Charles Perrault. En esta época, la historia era de dudosa moralidad, aunque con el tiempo se fue modificando. Mi humilde opinión es que constituye un ejemplo claro de la concepción que se tiene sobre el gato en cada momento histórico. Como bien sabes, hasta 1790, los pequeños bigotudos sufrieron la represión de Iglesia y por tanto, de casi toda la sociedad. 

El Gato de Cheshire (personaje de Alicia en el país de las maravillas), otro gato literario relevante que puede aparecer sin sonrisa, pero nunca ésta sin él.

Continuando con lo que nos atañe, en el contexto de pobreza y picaresca que ambientaba la novela de Charles Dickens, Oliver Twist, se aprecia la necesidad del gato como depredador de las ratas que se habían propagado sin control por Europa (como ya te había mencionado en la primera parte). También se puede comprobar en diversas novelas del Siglo de Oro español.

¿Edgar Allan Poe? ¿Quién no ha escuchado hablar sobre este enigmático escritor? En su obra El gato negro, dos de estos felinos aparecen como portadores de algo maligno y causan un tremendo temor en su dueño (no desvelaré más).

L@s escritores y escritoras ven algo en el gato que les lleva a tenerlo como el compañero ideal de aventuras y viajes, a través de las palabras. Puede que sea su independencia y casi que carácter bohemio. Comienzas una travesía a algún lugar del lejano oriente, por poner un ejemplo, y de repente tu minino hace acto de presencia. He aquí algunos emblemas de las palabras y sus gatos:

Cortázar, un gran amante de los felinos domésticos. El suyo se llamaba Teodoro W. Adorno. José Luis Borges. Otro gran escritor que sentía verdadero amor por estos animales. Odín y Beppo fueron los nombres que recibieron sus gatos, a Beppo hasta le dedicó un poema. Hemingway, llegó a tener más de 60 gatos en su casa de Florida. Además, poseen una característica diferencial, tienen seis dedos (hablo en presente porque todavía habitan la casa). Hoy en día se ha convertido en museo y la fundación que administra la casa decidió mantener una población gatuna de 40 – 50 gatos para asegurar sus condiciones referentes a la salud y la buena convivencia con los visitantes. En estos momentos están teniendo problemas con la ley, pues a raíz de una denuncia por considerar que los animales estaban siendo explotados, está la causa en los tribunales entre sentencias y apelaciones.

Para finalizar, me gustaría citar una mujer menos conocida, pero también una gran profesional de las sílabas que dan vida a las palabras. Filóloga, traductora literaria y profesora de traducción en la universidad de Tübingen, además de ser la traductora oficial de la prestigiosa escritora alemana Cornelia FunkeNo es otra que Chus Bello (forma parte de mi TL y puedo atestiguar que es una persona a tener en cuenta).Tiene un gato y una gata: León y Lucy, respectivamente. Chus, seguramente, podría escribir un libro con las aventuras de sus mininos.

Como ves los gatos y la literatura tienen una profunda relación, me atrevería a decir que simbiosis. En fin, tampoco quiero cansarte y asociar mi blog con palabras como pesadez, tostón o sueño. Sí con los sueños ;)

¡Hasta la próxima publicación!

Etiquetas: , ,

12 comentarios

  1. Que curioso los 60 gatos de Hemingway y aun más curioso que sigan viviendo donde los tuvo en su origen!
    Por lo demás, un post interesante al que voy a sumar un aporte: la opinión de un escritor francés que, para mi, explica en cierta forma la fijación que un gato puede suscitar, “Me gusta del gato su carácter independiente y casi ingrato que le impide atarse a quien sea, la indiferencia con que transita de los salones a su originario callejón” Chateaubriand

    Responder
    • Alejandro Iglesias

      ¡Buenas Melisa! Un placer verte de nuevo por aquí y muchas gracias por el aporte, siempre se agradece ;)

      Una cosa, los gatos son descendientes (una buena parte) de uno de los originales. Snowball, uno de sus favoritos.

      Nada más que decir, simplemente darte las gracias y espero volver a verte pronto ;)

      Responder
  2. Sorprendente a cantidade de mitos gatunos que temos na literatura!

    Responder
    • Alejandro Iglesias

      E como podes ver, na primeira parte, na historia tiveron un papel moi relevante. Mil gracias polo comentario Alba e ata pronto ;)/ Y como puedes ver, en la primera parte, en la historia han tenido un papel muy importante. Mil gracias por el comentario Alba y hasta pronto ;)

      Responder
  3. Muy interesante, gracias por compartir!!

    Responder
    • Alejandro Iglesias

      Buenas tardes Elena, ¡me alegra un montón que te resulte interesante! Y las gracias a ti por visitarme y dedicarme un poco te tu tiempo ;)

      Responder
  4. Muy bonito, me fascina la relación de los gatos y la literatura, acá podemos encontrar más sobre ello: Los Gatos en la Literatura http://thefaustorocksyeah.wordpress.com/2013/05/13/visita-al-diablo-mundo-ix-los-gatos-en-la-literatura/

    Responder
    • Alejandro Iglesias

      Muchas gracias por el comentario y bienvenido a mi blog :)
      Y sí, es una relación realmente fascinante :D Le haré una visita a tu blog entonces, tú cuando quieras pásate por aquí de nuevo. Como si fuese tu casa ;)

      Saludos desde Compostela :)

      Responder
  5. juan pedro bator

    Por si os interesa, os envío un enlace con una web en la que escribo literatura, viajes y otros asuntos en los que acabo de publicar una reseña sobre la novela “Soy un gato”.

    http://www.la-simiente-negra.es/

    Saludos
    Juan Pedro Bator

    Responder
  6. Acacia Núñez

    ¡Me encanta, Alejandro!

    Responder

Deja un comentario

*