Mis mascotas

09feb 14

La metamorfosis

 

Hoy es un buen día para realizar una reflexión crítica. Recientemente, en Santiago de Compostela, se realizó una petición reclamando que en el transporte urbano de la ciudad se permita el acceso de las mascotas. Dicha petición circuló rápidamente por las redes sociales, en 7 días más de mil personas habían firmado esta solicitud. Ante la repercusión que estaba alcanzando, el Concello de Santiago de Compostela comunicó que modificaría la ordenanza municipal para permitir el acceso de los animales de compañía en el autobús urbano de la capital gallega.

Ahora bien, especificaban que tendría que ser en trasportín (por lo tanto mascotas pequeñas) y la fecha de aprobación de la ordenanza no se fijó. La situación en estos momentos es que todo sigue igual y no sabemos cuando algunas mascotas podrán viajar en los autobuses de Tralusa (empresa que gestiona el servicio de transporte público). Pero dejaré a un lado la crítica a nuestros políticos, no podría aportar nada, todos conocemos la pésima situación en la que se encuentra la Política. Si levantase la cabeza Aristóteles… las leyes y la virtud… En fin.

El problema radica en torno a tres conceptos: convivencia, respeto y educación. Están interrelacionados y los dos primeros deberían inculcarse a través de la educación. En otros países como Alemania, Francia o en el Reino Unido la convivencia entre humanos y animales se ve como algo natural y el respeto que las personas profesan a los animales es mayor. Además, son conscientes de la necesidad de educar a sus mascotas.

Salir de paseo con el perro no implica dejar los excrementos en la vía pública, a modo de elemento decorativo. Pero el problema no lo crea el pobre peludo, sino su dueño al exhibir una conducta poco cívica e irrespetuosa con los espacios públicos. Es por esto que, antes de exigir el acceso de nuestras mascotas a edificios públicos (o privados) y en el transporte público, debemos realizar una reflexión crítica y ser ejemplares. Cuando toda la sociedad comprenda que la convivencia, el respeto y la educación no pueden ser algo deseado u opcional sino que tienen que ser la base una sociedad moderna, la situación cambiará (a mejor) de la misma forma que una oruga se convierte en mariposa. 

En ese momento ya no será necesario demandar a nuestros políticos que permitan viajar con nuestros animales de compañía, o entrar en un bar a tomar un café acompañados de los peludos. La sociedad lo considerará normal, natural y lógico. Retomemos el tema de la educación, debemos educar a l@s niñ@s en el respeto y amor hacia todas las especies. No olvidemos que todo animal tiene su función y derecho a vivir, pensemos en las abejas y su trabajo esencial.

Y este respeto debería comenzar por otras tres cuestiones clave: maltrato animal, comercio con animales y abandono/adopción. Una sociedad que presume del siglo XXI como el de mayor progreso de la humanidad no puede permitir que se maltraten animales. Se debe castigar con toda la fuerza de la ley al que cometa cualquier tipo de maltrato (humano o animal). Continuemos con la EDUCACIÓN, si ésta es prioritaria el maltrato perderá notoriedad.

Otra de las claves, el comercio con animales. La compra/venta de mascotas cuando existen tantos animales abandonados, que están soñando con una familia, no puede permitirse. Aprovecharé para presentaros uno de esos perros. Esta preciosidad es Calcetines, el pobre lleva desde cachorro en Progape, Protectora de Ourense y ha dado positivo a leishmania. En los últimos meses está empeorando y no puede seguir mucho tiempo en estas condiciones. Con unos 4 años de vida aún tiene mucho amor que repartir. ¿Le das una oportunidad?

#AdoptaNoCompres.

4 años en Progape esperando una familia.

4 años en Progape esperando una familia.

Etiquetas: , , , , , , , ,

Deja un comentario

*