Mis mascotas

12mar 13

Tiempo y resurrección

 

Aquí me encuentro, después de una larga ausencia sin aparente explicación. Pero al igual que todas las cosas, también la tiene. Y como escribo para vosotros, sin ningún otro fin, debo explicarla. La semana pasada he replanteado algunas cuestiones y empecé a idear un nuevo proyecto (con un trasfondo social y didáctico para mí y otra persona que me ayudará). Tendrás conocimiento de él en su debido momento ;) En consecuencia, mi cerebelo no se encontraba centrado para escribir nada decente, con lo cual, mejor esperar a que su estado fuese el óptimo :)

 

Ahora ya todo está bien programado y haciendo camino al andar. Ya sabes, no hay camino, sino que éste se hace al andar.

 

Otra cosa, había prometido escribir cada 3 días, pero lamentablemente me veo en la obligación de no hacerlo. Unas veces será cada 2, otras cada 3, 4, puede que 5… El motivo no es otro que lo citado anteriormente. Mi nueva andadura no me va a permitir escribir siempre cada 72 horas, pero tranquil@, ya que a través de mis redes sociales estarás debidamente informad@. Además, el equipo de Hola está trabajando para que puedas suscribirte (si así lo deseas) a mi pequeño islote.

RufoReDicho lo cual, me dispongo a desarrollar el tema de hoy: “el reloj biológico de los perros

Me atreveré a decir que tod@s l@s que tenéis perro (también pasa con otros animales) sabéis de que hablo. Es impresionante la capacidad que tienen de tener controlados sus hábitos como si contasen con un cronómetro. Y aunque a priori me refiero a sus rutinas, está claro que también controlan las nuestras.

Yo he paseado algún perro que se ponía en la puerta de casa a esperar una vez que sabía que a partir de esa hora podría llegar (según me decían los dueños no se movían hasta que yo llegaba). Escuchaban el timbre y ya sabían que era yo.

Por desgracia, con mis tres perritas no pasa lo mismo, ya que no voy tod@s los fines de semana por casa y entonces no pueden tener eso controlado.

Pero su reloj no se limita a estos detalles únicamente. Saben cuándo toca comer, la hora a la que llegas de trabajar…

Y si por algún motivo tu vida ha sufrido cambios radicales de horarios, nuestras queridas mascotas lo notarán (debido a que poseen una enorme capacidad perceptiva). Gracias a esta gran habilidad (mucho mayor que la nuestra), son capaces de percibir que se va a producir un terremoto, por ejemplo.

Tienen 40 veces más células olfativas que nosotros (pueden oler un objeto a 300 metros de distancia) y su rango de sonidos audibles también es muy superior. Incluso pueden orientar sus orejas para captar mejor el sonido.

Por otro lado, los gatos reaccionan ante sonidos y vibraciones que nosotros ni podemos percibir.

Esto pasa con otros animales también. Se puede decir que perceptivamente el ser humano no es de los más desarrollados.

Es todo por hoy ;)

Si te ha resultado interesante o todo lo contrario, no dudes en realizar los comentarios que desees.

Muchas gracias por tu tiempo y hasta pronto :)

Etiquetas: ,

4 comentarios

  1. Buenos días!! Muy interesante el post,mi perra presiente y sabe q llego a casa aún sin haber entrado al portal,a veces pienso que tienen telepatía…jajaja es impresionante!!

    Responder
  2. ánimo con tu nuevo proyecto Alejandro! siempre es emocionante empezar algo nuevo y, aunque sobra decirlo, espero que no pierdas la ilusión y sigas escribiendo! Nos leemos!

    Responder

Deja un comentario

*