Mis mascotas

noviembre, 2018

27nov 18

Enfermedades de gatos y síntomas

Photo by Ludemeula Fernandes on Unsplash

Photo by Ludemeula Fernandes on Unsplash

Detectar que tu gato está enfermo no es tarea sencilla, ya que vuestra mascota no es capaz de expresar qué le duele y qué no. Pero entonces, ¿qué podemos hacer?

Pese a que vuestra mascota no pueda comunicarse con vosotros y deciros lo que le duele y lo que no, sí podéis detectar algunos síntomas de enfermedades en gatos. Vamos a ver cómo hacerlo.

Afecciones órganos exteriores

Los problemas en la piel son más comunes de lo que parece. Con estos problemas tendréis que llevar un mayor control en el caso de que acostumbréis al gato a salir al exterior. Estas afecciones las podréis descubrir si se rasca en exceso, si tiene calvicies o pierde mucho el pelo y si tiene la piel hinchada en alguna zona. En cualquier caso podrá significar que tiene algún parásito o le faltan vitaminas.

Los problemas oculares los sabréis diferenciar cuando detectéis alguna inflamación en el párpado o en la parte interior (debido a infecciones o a la picadura de algún insecto),  secreciones extrañas (cuidado con esto, pues querrá decir que tiene alguna infección, puede que se haya rascado con la pata y se ensuciara el ojo), sensibilidad anormal a la luz (cuando notéis que la luz le molesta especialmente), problemas de visión (esto será previsible a medida que vaya creciendo, pero no será tan normal en el caso de ser joven).

cat-342731_1280
Los trastornos auditivos son algo menos comunes, pero sí más peligrosos, así que no tardéis mucho en llevarle al veterinario al menor síntoma de que algo no marcha bien. Entre los problemas que puede presentar es que mueva en exceso la cabeza, haciendo notar que algo le molesta o produce demasiadas secreciones.

Síntomas bucodentales, cuando tenga problemas con alguna muela o diente lo notaréis no solo por la falta de apetito sino porque podrá comer masticando solo por un lado de la boca, también por el mal aliento.

Trastornos internos

Los más comunes suelen ser los problemas digestivos y urinarios, que pueden venir provocados porque alguna comida le dé alergia, tenga alguna infección en estos órganos o tenga un parásito interno. Esto conllevará a que tenga pérdida de apetito, diarrea, estreñimiento o dificultades para orinar, sangre en las heces o en la orina.

Otras complicaciones comunes suelen estar en los órganos respiratorios, con síntomas que pueden atribuirse a constipados o alergias. Entre los síntomas más comunes están que estornude o haga ruidos fuertes al respirar, secreción de mocos o incluso fiebre.

Las molestias cardiovasculares podréis detectarlas fácilmente porque sufrirá colapsos o desmayos y le costará moverse. Aunque también podrá sufrir colapsos, espasmos, etc. por complicaciones en el sistema nervioso.

Las afecciones en huesos y músculos pueden tener varios síntomas según la gravedad de su enfermedad. Podréis encontraros desde que le sea difícil caminar, hasta que rechace el contacto con vosotros en caso de problemas como la osteoporosis. De hecho cuando se trata de enfermedades degenerativas el animal suele negarse a moverse, por lo que será recomendable que le llevéis al veterinario lo antes posible.

Seguir leyendo
15nov 18

Mi gato no come, ¿qué le pasa?

Photo by Kari Shea on Unsplash

Photo by Kari Shea on Unsplash

Una de las formas más comunes de saber que algo le pasa a nuestro gato, es que este pierda el apetito. No deberéis alarmaros, ya que esto no implica exclusivamente que el animal se encuentre enfermo, puede deberse a muchas otras causas que nada tienen que ver.

El hecho de que un gato no coma puede deberse, desde a complicaciones en algún órgano, hasta el hecho de que la comida no le guste. En cualquiera de los casos sabréis detectarlo.

Síntomas normales

Los gatos suelen ser más especiales con la comida que los perros, pues no siempre son de comer cualquier cosa que les pongas. Por ello en muchas ocasiones si notáis que no come la comida que le ponéis probad a darle otra cosa y si veis que come ávidamente significará que la de antes no le gustaba.

También suele suceder cuando le cambiáis su comida habitual por otra diferente (ya sabéis, los gatos no son grandes amigos de los cambios).

Otra cosa es que le malacostumbréis y que le convirtáis en una mascota caprichosa, es decir, que coma solo un tipo de comida y no de todo. O peor aún, que coma las chucherías para gatos, pero no su comida.

eating-380837_1280 (1)

Síntomas de enfermedad

Como todo, hay varios grados de enfermedad, y cuando un gato pierde el apetito suele ser debido a que algo no va bien. En ocasiones suele estar relacionado con el sistema digestivo.

A veces suele darse porque algo le dé alergia. Si además de comer poco comienza a perder pelo, es un síntoma más que confirmado de este hecho.

Si por el contrario veis que pierde el apetito, pero sigue más o menos con su actividad normal diaria, esto puede implicar que algo le haya sentado mal. Vigiladle durante un día y si el problema persiste o se agrava, entonces llevadle al veterinario.

Si tiene problemas bucales como alguna muela mal, gingivitis (inflamación en las encías), estomatitis o ulceración de la encía, también puede hacer que vuestro gato no coma (especialmente en el caso de alimentos secos que les sea complicado de masticar). Si creéis que pueda ser esta la razón, será fácil de detectar, ya que bastará con mirarle el interior de la boca para comprobar el mal olor del aliento y el color de sus encías (si están enrojecidas será síntoma de que están en mal estado).

Dos de las situaciones más peligrosas por las que puede que no coma, puede ser por una ingestión de veneno o por oclusión intestinal (taponamiento del intestino por algún agente extraño, suelen darse por las bolas de pelo, por lo que será conveniente que uséis malta todas las semanas). Aunque es fácil de detectar ya que vendrá acompañada por vómitos.

Seguir leyendo
01nov 18

La higiene en los gatos

Photo by Alireza Attari on Unsplash

Photo by Alireza Attari on Unsplash

Tener un gato conlleva una gran responsabilidad y como toda mascota, requiere unos cuidados de higiene. Aunque estos felinos son limpios por naturaleza y les encanta pasarse las horas lamiéndose el cuerpo para asearse, nosotros también debemos darle una higiene “extra” para que estén limpios como una patena.

Cepíllale

A la mayoría de los gatos se les cae el pelo, en especial durante los cambios de estación. Por ello es importante pasarle un cepillo semanalmente y así retirar todo el pelo muerto y que no se quede flotando por la casa. Esto es muy importante si hay alguien en la casa que sufra alergia a los mininos. También es recomendable hacerlo para que no se traguen sus pelos y se formen bolas que les puedan causar problemas gástricos.

Mientras le pasas el cepillo puedes comprobar que no tenga ninguna herida o algo extraño en su piel, hazlo de manera suave y si tiene enredos (esto es frecuente en los gatos de pelo largo) no le des tirones que le puedan hacer daño o verá el cepillado como algo malo y lo rechazará.

Báñale

El mito de que a los gatos no les gusta el agua es totalmente cierto en la mayoría de ellos y por tanto detestan que los bañen. Pero con un poco de insistencia verán que vas a seguir en tus trece y se resignarán a estar bajo el agua.

Frótales con champú para gatos y nunca para personas, porque tienen un PH diferente y otros elementos químicos que pueden hacerles daño a la piel. Cuando les bañes cuida que les entre la menor cantidad posible de agua en los ojos y oídos, porque los tienen sensibles y se les pueden infectar. Y al terminar sécales con una toalla y si se dejan, con un secador que no tenga demasiada potencia ni calor.

Otros cuidados

A parte de estas dos cosas fundamentales, también deberías aplicarle ocasionalmente productos antipulgas y antiparásitos, además de revisar sus ojos y oídos por si tiene alguna secreción o algo extraño. En tal caso acude al veterinario para que te recomiende algún producto con el que puedas lavárselos y ya de paso que le revise las uñas y se las corte si están muy largas o te podrá hacer un destrozo en casa con sus garras.

Los gatos no son un adorno y si no se tienen bien aseados pueden sufrir enfermedades o incluso transmitírselas a los humanos.

Seguir leyendo

C9510-317 Exam XK0-001 Dumps 9A0-040 Study-Guide 500-258 IT-Exam 000-299 IT-Exam 132-S-900 Dumps C2140-053 Dumps 1z0-810 IT-Exam HC-035-825-ENU Study-Guide HC-035-510-ENU Study-Guide L50-501 Exam 9A0-314 Study-Guide 1Z0-255 VCE 70-410 IT-Exam C2010-506 IT-Exam 000-N02 C2010-564 PDF BCP-420 Study-Guide P2090-075 Certification 1Z0-869 Exam-PDF E20-805 Exam 1Y0-A05 PDF C_BOSUP_90 VCE 700-702 Certification M4040-503 Certification HP5-H03D VCE 650-669 Dumps 1Z1-591 IT-Exam JN0-343 Certification GB0-183-ENGLISH PDF BCWAP IT-Exam HC-035-510-CHS Dumps 1Z1-048 Certification 000-642 Study-Guide 1Z0-498 Certification TM1-101 Dumps 700-505 Study-Guide C2180-318 Certification HC-831-CHS Exam A2090-045 Dumps HC-035-750-ENU IT-Exam 132-S-712.2 PDF HP2-037 VCE 70-383 Dumps HC-221 Study-Guide HC-035-610-ENU Exam TB0-103 VCE HP5-H05D VCE HH0-270 PDF DC0-120 Certification RH-302 Exam-PDF FI0-461 Exam 132-S-916 Exam HP0-K02 Certification 9A0-087 Exam 000-083 Certification 000-240 VCE