La carta de un abuelo a la persona que envenenó al perro de su nieta

Este abuelo ha querido explicar el daño que el envenenador ha causado a su nieta. El perro de Celia, Nuka, murió al ingerir un trozo de chorizo cargado con un potente pesticida. Esto no solo es un peligro para los animales, sino también para las personas y en especial para los niños. Celia  desde pequeñita quería tener un perro, sus padres le prometieron que cuando fuese más mayor para poder cuidar de él, 

Continúa leyendo