Bagheera, la gata negra

Irene siempre ha querido tener una gata negra y a lo mucho que mi mujer ha podido llegar es a tener una colección de gatas grises en todas sus tonalidades y parecía que eso había conformado a Irene. No hace ni un mes, Irene escuchó el maullido de un gato y allí estaba Bagheera, encima de una tapia, muy pequeñita, y sin poder bajarse. Irene sabía que si se acercaba,

Continúa leyendo